TORREBLANCA-4

Ovación de pie con las sonrisas dibujadas en el rostro de quienes tras más de una hora de baile y canto en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, compartieron el estreno en vivo del segundo disco de Torreblanca, El Polvo en la Luz (Arts & Crafts, 2014). “Si tengo que decir en una palabra lo que me pareció (el concierto y el disco) ésta sería bonito, así, claro y esencial”, sintetizó uno de los asistentes y encontré en ello el adjetivo atinado para describir la esencia de este grupo mexicano que, luego de siete años de su aparición con el Ep Defensa, mantiene un ejemplar balance entre lo que implica atender, tanto los atributos estéticos –en estudio y en vivo- como las tareas de autogestión de su música desde la independencia.


arteElPolvoenlaLz
Dicha labor ha tenido puntos clímax y de toma crucial de decisiones para la banda como lo ocurrido con su primer álbum Bella Época (Arts & Crafts, 2011) que pusiera la canción “Roma” como ringtone oficial de la compañía Telcel y ello sumara para posicionarles en lo mainstream, ampliar su audiencia y elevar la exigencia de sus actuaciones en vivo al subirlos en la larga gira del Rockampeonato Telcel por el interior del país y con ello atender los asuntos que implica, por un lado, el management y el crew de producción; y, por el otro, valorar el interés de compañías discográficas majors como Sony Music y la administradora de contenido Casete de Camilo Lara por firmarles y el impacto de ello en su carrera.

Juan Manuel Torreblanca (piano, voz, acordeón), Alejandro Balderas “El Tío” (saxofones, clarinete, flauta, tuba y voz), Jerson Vázquez (batería, pads y percusiones) y  Carlos Zavala “El Abuelo” (bajo) comandan una propuesta alternativa cuyas canciones se entretejen entre el pop, el rock, la electrónica y lo sinfónico, un entramado instrumental que les reta en los procesos de composición, ensayos, pre producción, grabación y show en vivo al que se han sumado el talento de gente como Quique Rangel (Café Tacvba) y Héctor Castillo (Björk, Roger Waters, Gustavo Cerati) en la producción del primer y segundo disco, respectivamente; músicos invitados como Sergio Silva (guitarra; Furland, Silva de Alegría), Néstor Varela (trombón; Big Band Jazz de México), Natalie Reyes (voz, acordeón; Tigria); Denise Gutiérrez (Hello Seahorse!), Natalia Lafourcade y Andrea Balency, entre otros. Y también a experimentados técnicos de escenario como Edgar Hernández “Chicarcas Malo” (production manager) que hoy dan forma a su staff de producción, todos con la apuesta de hacer crecer este proyecto que ha ganado premios como la Luna del Auditorio Nacional (“Revelación del Año” en 2012) y el Indie O Music Awards (IMAS) ( “Canción del Año” por “Sí” de su disco Bella Época).

Ejemplares y congruentes, basta solicitarles el envío de su press kit y rider para inferir las lecciones aprendidas para gestionar su proyecto y dar esta sensación de permanencia en la industria musical actual y ser partícipes lo mismo de un cartel para el Corona Capital que para el Vive Latino en México; el SXSW en Austin, Texas o el SONAR en Barcelona; la Feria Internacional de la Música de Guadalajara (FIM) o la Latin American Music Conference (LAMC) en Nueva York; o que se les requiera rotando en los foros indies y festivales locales del interior del país. 

Conozcamos las entrañas de este caso de éxito en la industria musical independiente mexicana que, alternativos, surcan con osadía el tan satanizado pop y demuestran lo bien que le viene a éste lo instrumental y narrativa de las historias que relata Torreblanca.

Staff-Músicos-TODOS

Las Horas, experimentación y estructura musical

El Abuelo: “En Defensa no teníamos muy claro si había géneros como tal, y yo estaba concentrado en lo roquero, que es lo mío digamos, con esa actitud muy clavada de sonar así. Mi aportación con el bajo era por ello más rocker; luego en Bella Época comencé a escuchar más variedad musical, a abrirme y entender canciones como “Sí” o “Roma” que se me complicaban porque las sentía ajenas a lo que me gusta. Fue un proceso importante como ejecutante, tener amplitud para eso. Con El Polvo en la Luz ya puedo afirmar que me puede gustar cualquier género musical y sólo depende de las cosas buenas que yo quiera aportar desde ahí. Esta banda me ha enseñado a no temer a géneros ni estilos, ni clavarme en ellos. Hay mucha libertad en el sonido de este nuevo disco”.

invitadosJerson: “Pienso que, afortunadamente, desde el primer disco hemos logrado tener un sonido propio y lo atribuyo a que tocamos bastante antes de grabar el primer Ep. Ese proceso ayudó a generar, como banda, lo que iba a ser nuestro estilo. Pero, más que géneros o estilos, me gusta explicar nuestra música como sensaciones porque Defensa se grabó tan rápido, se escucha bien roquero en canciones “Defensa”, “Parece Navidad” y la forma en que lo hicimos, lo vomitamos porque lo hicimos en poco tiempo y se nota, es muy crudo, hay mucha visera y es directo y por eso me gusta ese material porque, en contraste con nuestros dos Lp’s que están muy cuidados, ese lo grabamos en una tarde. Bella Época muestra nuestra rara definición del pop porque es un disco bastante luminoso, Quique Rangel como productor nos ayudó a cuidarlo, a ser pulcros con nuestra ejecución a entender la importancia de la narrativa (fue la primera vez que yo entendí eso en una canción desde la batería porque lo consideraba labor de otros instrumentos). Aprendí con él que debíamos darle peso a las canciones, que tuvieran su proceso y así quedaron temas muy pop como “Sí” y “Roma” que gustaron mucho. Y ahora con Héctor Castillo en este nuevo disco abordamos mucho más la parte de las bases, cómo sostener una canción desde ahí porque en Bella Época una canción sube, baja, da vuelta, se va para la derecha, pasa de todo y este disco es mucho más lineal y concreto. Se vincula con la parte directa del Defensa, con lo cuidado y el brillo de Bella Época y por eso lo siento un disco más completo y digerible y ya notamos que en vivo que le gusta mucho a la gente”.


TorreblancaTeatrodelaCd
DSC_0015El Tío:
“Yo veo mi labor en Torreblanca como un agregado ornamental en la sonoridad y mi proceso en lo individual fue experimentar en Defensa hacer un disco como escupido por las circunstancias, en el sentido de que salió de trancazo, tengo unas participaciones muy leves, como pintaditas; en Bella Época como fue un disco que se hizo mayormente con canciones que ya existían y que veníamos tocando con anterioridad, fue más fácil saber cuál era mi papel. En El polvo en la luz de hecho hay temas en los que ni siquiera estoy porque como todos son nuevos aún me saca de onda a nivel muy personal, proponer. Yo me considero, como se dice en el ámbito de la música clásica, un atrilista. Dime qué quieres que toque, con qué instrumento, con qué actitud y carácter y yo lo hago. Eso de proponer una línea no es lo mío y más porque cuando lo hago me sale como si estuviera alegrando un musical de Broadway (risas). Con Héctor yo hacía cosas hasta en tres octavas con el clarinete y mucha rítmica y él me decía que no, que mejor notas largas o sacar el clarinete bajo (más risas). Me quedo con que hacemos rock-pop y alternativo, ya ahí, como cabe todo, la gente se puede imaginar lo que le guste o perciba de nuestra música”.

Juan: “Yo agregaría que en Defensa nos estábamos conociendo apenas, entonces todo era más espontáneo y hay mucha frescura en ese Ep. En Bella Época una de las pautas que le da carácter fue que Quique quería hacer un espejo, que se pudiera reproducir en vivo lo que habíamos grabado. Tiene muy pocos detalles extra y para nosotros el estudio desde hace años funciona un poco como instrumento, uno lo aprovecha para trabajar con doblajes, armonías de voz, algunas capas extra de teclados, detalles ornamentales y fue un disco que se grabó rápido. En ese sentido también hubo una evolución, de haber grabado Defensa en cuatro días a Bella Época en quince y después El Polvo en la luz en dos meses, con algunas pausas, tanto en México como en Nueva York. En este disco se hizo una labor de arreglo en el estudio que fue muy diferente a la de pre producción con Quique donde el arreglo y el ensayo sucedieron antes de empezar a grabar”.

“Quizás hay un poco más de incertidumbre y de miedo respecto al resultado final en el proceso que hicimos con Héctor, donde no fue tratar de copiar algo que sonase en vivo, sino generar una entidad para el tema o la canción que, además no será definitiva, la podemos modificar en vivo con un arreglo que nos encante o le hagamos un remix. Esto que pasó con El Polvo en la luz me liberó porque sí da mucho miedo, la verdad, no tener tiempo de tocar las canciones unos meses y elegir los elementos del arreglo, al menos me pasa a mí. Es como un salto de fe, estuvo increíble hacerlo así y se ve la experiencia que da tener ya unos años tocando y cómo te preparaste con el productor”.

DSC_0029

Vertientes, el set instrumental de cada personalidad

Juan: “Yo aún soy poco aventurero en mis sonidos porque me gusta trabajar con el piano o el sonido de piano acústico. Obviamente en vivo nunca uso pianos acústicos sólo para grabar, porque aún tocamos en eventos donde compartimos escenario, entonces preferimos un muy buen teclado y que eso ayude. En lo eléctrico me agrada el sonido de Wurlitzer o Rhodes y a veces el de Clavecín. De pronto para El Polvo empecé a jugar un poco con guitarra acústica y con un sintetizador Sub Patthy de Moog y el OP-1 de Teenage Engineering pero no me considero ni poquito experto en ellos. En la voz todavía no tengo un sonido que tenga que ver con pedales o efectos específicos la manejo bastante limpia y sólo le ponemos un poco de delay o reverb en vivo. El teclado que me encanta es Nord y lo compré porque la calidad de su sonido de piano es maravillosa, tiene un Bösendorfer que para mí es el mejor piano del mundo y también los samplers de estos sintes que comenté. Uso un micro inalámbrico desde que en el Rockampeonato en conciertos más grandes quise despegarme del piano para moverme por el escenario y bailar. Eso me ayuda mucho y también lo uso para escuchar la mezcla de sala en las pruebas de sonido, me salgo hacia los asientos y así oír lo que escuchará la gente”.

DSC_0143 DSC_0147 DSC_0118 DSC_0120 DSC_0117 DSC_0112El Tío: “Mi set es totalmente acústico y, según el tipo de show y dónde será éste, me doy el lujo de llevarme la tuba y el clarinete bajo y también tomarme el tiempo necesario para hacerlo sonar con los inges porque es un instrumento complejo para su sonorización. Normalmente uso flauta, clarinete si bemol, sax tenor y sax barítono e, igual, a raíz del Rockampeonato que tuvimos más producción tuve la oportunidad de usar micros lavaliers para los saxos y eso me dejó interactuar más con los muchachos, cosa que creo le agrega extras al show porque a veces por la posición que me toca en el acomodo del escenario ni siquiera puedas voltear a ver a la persona por estar anclado al atril del micro. No tengo nada de efectos, pero en el retiro de composición para El Polvo comencé a trabajar con una loopera que me gustaría retomar porque estaba interesante hacerme a mí mismo una sección de saxofones o distorsionar el instrumento, pero como todavía me da nervio al grabar y me estreso con el tiempo invertido para que me hagan sonar, imagínate si le añado que me aguanten para hacer mi numerito con eso (risas)”.

DSC_0153 DSC_0160 DSC_0097 DSC_0163 DSC_0099 DSC_0135Jerson: “Yo he ido reduciendo el set, antes llevaba tres platillos, dos toms de piso y ahora sólo uno porque El polvo es un disco sencillo, hasta cierto punto, en cuanto a las bases rítmicas. Es expresivo pero no ocupa gran color, entonces lo que uso en vivo es una batería Yamaha con bombo de 20”, tom de aire de 12”, tom de piso de de 14”, un platillo ride Zildjian flat, sin campana porque soy enemigo de éstas y un crash que pude adquirir en Nueva York cuando fuimos al LAMC, es un Meinl trash-crash que me encanta, que no debo limpiar porque lo arruino y puedo tocar lo que sea”.

“Además mis hi hats que ya están rotos pero que así suenan muy bonito son Istanbul medios y mi tarola que llevo años tocando, una Yamaha Oak Custom que me fascina y espero muy pronto poder añadir una Pork Pie que usé en la grabación que no son tan conocidas en México pero que poseen sonido súper grueso, es muy profunda (vaso de 6.5 de aluminio) y con esa grabé “Vapor” y “Hubo Valor”. También quiero echar mi otro ride, un Dream que conseguí de 18” que tiene un brillo fantástico y que conocí porque le vi uno al baterista de Grizly Bear de quien son fan absoluto”.

DSC_0144 DSC_0152 DSC_0041“En las tocadas añadiré ya definitivamente el Octapad SPD30 de Roland porque me ayuda a reforzar mi sonido, a darle ganancia a esas frecuencias que se pierden un poco y las hace más claras, contundentes; su gama para hacer loops es padrísima y fue la que usé con la ayuda de Héctor en “1000 fantasmas”. Finalmente, en micros seré muy feliz el día que me pueda comprar mis Shure KSM 32 para tenerlos de overs y ya, con eso háganle como quieran.. ah, sí, más un banquito sabrosón y listo”.

El Abuelo: “Yo tengo un bajo Gibson SG de escala corta que amo con locura; mi ampli favorito es Ampeg SVT-VR y uso varios pedales de efectos, un QTron de EHX, Crowther de Prunes & Custard, un Malekko B:ASSMASTER y también estoy experimentando con los sintes, el Sub Fathy de Moog y a incursionar en el tema de las secuencias usando una computadora con Ableton y un controlador ION. Esas son mis posesiones”.

Torreblanca

Hubo Valor, adaptación de un modelo de management y ser independientes

Juan: “Hemos sido independiente hasta en ese tema de cómo manejarnos y tal. La mayor parte de nuestra carrera no hemos tenido manager sino pequeños aliados. Hemos intentado con diferentes personas pero quedaba el rol confuso y se mezclaban la figura del tour manager, con la del personal manager y éstos con la del manager y eso no era nada ideal. Apenas en este disco, El Polvo en la Luz, vamos a trabajar con Camilo Lara ese rol de management a través de su oficina Casete pero es algo que apenas estamos arrancando y no tenemos un juicio sobre cómo será el proceso”.

dicografia Torreblanca2

“Lo que sí puedo compartir hacia atrás, es que nos ha servido mucho tener una oficina de administración. Tenemos un contador y una persona que es vital para nosotros, Miriam Becerra Acosta, quien se encarga del papeleo y los dineros, de mantener en orden y limpio todo eso porque si no las broncas se nos vendrían encima y se volvería un problema enorme quizás. Más ahora en donde ya comenzamos a tener tocadas donde sí cobramos y requerimos de producciones más grandes. Todo eso implica mucha chamba con Hacienda y también pagar a toda la gente. Entonces, en cuanto al management es muy rico tener independencia en la decisión y hay que ser cuidadoso cuando empieza a haber mucho trabajo para mantenerse organizado. Lo que no funcionó cuando debimos dejar a otros en esa tarea fue la comunicación, que las cosas no se atendieron a tiempo y con claridad. Hoy espero que nos vaya muy bien con Camilo y suponemos que podamos crecer juntos porque sigue siendo nuestra música la que despierta el interés de la gente por sumarse. Ya veremos”.

“Respecto a decidir estar o no con una disquera major, como pasó con Sony, uff, es un tema súper complejo y difícil de explicar porque tiene que ver con dejar de ser independientes o no, que no queríamos eso; con saber qué comprensión de la situación de la industria o lo que queda de ella y del negocio de la música tienes porque para nosotros es un placer y un modo de vida Torreblanca, pero también es un negocio y queremos vivir de ello sin tener que dedicarnos eventualmente a otras chambas o dejarla. En el libro How music Works de David Byrne viene una reflexión muy profunda de la situación de la música en el presente y uno de sus capítulos trata la división de modos de trabajo que va desde el Contrato de 360º hasta el DIY; nosotros estamos ahora en el modelo de licencia que venimos trabajando desde Bella Época y que comprende tener relación con una empresa grande, disquera transnacional o una independiente, nosotros con Arts & Crafts México, que hace la distribución del disco pero nuestra relación es de absoluta libertad en la toma de decisiones para cosas como el plan de promoción y todo lo que se pueda manejar desde lo creativo para que el disco explote de la mejor forma posible. No intervienen en lo creativo de cómo hacer la música. El bookeo lo tenemos con Kaiman Entretenimiento y ellos nos ayudan asignando un tour manager”.

Torreblanca1“Pienso que no es la mejor idea para un grupo independiente firmar con una disquera transnacional porque lo más que te puede dar ésta es dinero, es una de sus principales fortalezas. Es como un banco, que es horrible y les indigna un poco que se les vea así pero en realidad eso es lo que hacen: prestarte dinero. No son un sponsor porque esos te donan lo que te van a dar y la disquera no: te lo presta y tú lo tienes que pagar. De manera que, aunque no tenemos miedo a ningún género musical como decíamos al principio, sí creemos que las disqueras como Sony tienen mucha más experiencia en el pop más comercial o en ese tipo de mercado, y quizás nos habríamos pasado años en la promoción de El Polvo en la Luz dándonos de topes porque nosotros somos más irreverentes y ahora sí que alternativos en nuestros métodos y de ahí la decisión de mantenernos como independientes”.

“Ahora bien, lo que pasó con Telcel que usó la canción “Roma” como música para su promoción es que se nos pagó tan bien que ese recurso nos permitió hacer por nosotros mismos El Polvo en la Luz y eso tiene que ver con nuestra administración y el equipo que tenemos para negociar. Fue un milagro, una bendición y regalo que nos permitió hacer este disco sin pedirle dinero a nadie, hacer una producción absolutamente independiente”.

01 RIDER TECNICO TORREBLANCA RMX 2014 (Pages) copia

Defensa, un staff de producción propio

Jerson: “Ha sido un proceso difícil llegar a este equipo. Han pasado muchas personas, situaciones para lograr compartir el escenario con quien nos sintamos en confianza y seguros y no sólo por su habilidad técnica sino por la persona que son. Esto es un equipo y es padrísimo que hallamos encontrado amigos, gente que sabe y mucho lo que está haciendo y cuyo carácter nos ayuda a minimizar las barreras entre músicos, artistas y técnicos. En Torreblanca también nos hemos esforzado y trabajado porque esa barrera sea lo más pequeña posible, no te voy a decir que no existe pero no impide el trabajo en equipo, con cordialidad, respeto de ellos hacia nosotros y nosotros hacia ellos. Hay entendimiento, saben lo que buscamos. Está Chicarcas (Edgar Hernández) como production manager, que es un tipo experimentado, ha estado yo creo que en todos los escenarios de México y lo conoce todo el mundo. Llegar con él abre la comunicación y facilita el trato con el personal en los foros porque le conocen y saben de su capacidad y eso nos hace sentir a salvo y bien”.

DSC_0031 DSC_0061 TorreblancaTeatro2 DSC_0017“Hemos tenido discrepancias, nos hemos equivocado pero en la balanza gana el hecho de que ellos están con el grupo porque por su experiencia fácilmente podrían estar buscando puro hueso consagrado y no es así. Alex Sandoval como stage también tiene ya camino recorrido y resuelve, prevé. Benito García en sala y Benjamín Castro en monitores son increíbles, ya no los soltamos por nada. Benja es un estudioso de su labor. Carlos Leyva llegó por recomendación de nuestro tour manager y booker, Alex de Kaiman. Es el ingeniero de luces de Nortec y también diseñador lo que justo le da otra visión para desarrollar un concepto de iluminación. A Itzia Garaluce, que hace los visuales, la conocimos por los amigos de la banda Coyoli y ha encajado perfectamente por su actitud propositiva y conciliadora. Ana Karen Orozco ve toda la parte de escenografía de la mano con Juan; todo se combina para ofrecer un show diferente y armónico. Va muy bien, siempre se puede mejorar y afinar detalles y lo que buscamos con todo este equipo es que ellos aspiren a que seamos la mejor producción de México y luego ir por la de Latinoamérica. Tenemos la materia prima y el personal para hacerlo”.

El Abuelo: “Trabajamos con gente que se preocupa por tu proyecto. Al principio no era así y a veces eso es lo que más te estresa o pone nervioso, el montaje y conectado de toooodo porque si la caja no estaba lista, no servía y ya salías en cinco minutos, etcétera, te estresaba y ahora contar con ellos nos hace sentir mucha confianza y tranquilidad de subir a tocar cómodo y muy a gusto. Estoy muy agradecido por ello”.

El Tío: “Sólo agregaría que en ese mismo orden estamos procurando tener técnicos de instrumento, porque por ejemplo para mí es un poco complejo encontrar a quién tenerle la confianza total y absoluta. Suelen ser músicos colegas que saben del cuidado que se debe tener para el armado, desarmado, limpieza y transporte. Esa figura es difícil de tener siempre, pero es vital para mantener esa seguridad que se ha mencionado sobre el escenario”.

Chicarcas CarlosLeyva-Iluminación BenjamínCastro-monitoresItziaGaraluce-Visuales

Dejé de ser yo, vigencia y estabilidad en la música

Juan: “Yo me mantengo inestable e indigente sobre todo emocionalmente (risas). Seriamente, creo lo que nos ha ayudado es tener una visión, tal vez imperfecta, de la música y de lo que hacemos como trabajo, no sólo como diversión y placer porque obviamente estar en el escenario tocando es lo que hace que todo valga la pena pero cuando no estamos ahí, o grabando o arreglando, tampoco nos desentendemos del todo. Eso nos ayuda a que el barco no se quede tan a la deriva o se hunda porque es muy fácil enfocar la energía sólo en lo que es disfrutable y esto es un trabajo como todos, hay muchas cosas que no nos gusta hacer pero nadie las hará por nosotros, sobre todo ahora que todavía somos una banda independiente mediana. No podemos esperar que con nuestro presupuesto, que a veces es inexistente, haya un equipo de oficinas de producción y de todo haciendo cosas sin que nosotros tengamos que trabajar.

Esa energía hace que tampoco sea tan lenta nuestra producción de conciertos o de canciones nuevas o covers y eso, creo, es lo que genera esta como sensación de vigencia. Si uno no está brincando la espalda a las oficinas de booking y demás o publicando cosas en las redes sociales o lo que sea, a lo mejor es mucho más fácil que al público se le olvide la presencia del proyecto”.

El Tío: “Dios, es una pregunta difícil. En lo personal si tengo un poco de estabilidad, esa me la da no dejar de estudiar mis instrumentos, lo cual se vuelve un poco difícil porque cada día le integro una cosa más a la banda y están muy lejos de mi cotidianeidad. Por ejemplo, que añada la tuba a una canción como “1000 Fantasmas”, un instrumento que está muy lejos del área en la que yo comencé, que soy flautista. Entonces sí, para mí la estabilidad la da el estudio y la vigencia, caray, no sé en qué momento deja uno de estarlo porque como músico lo que haces permanece”.

Jerson: “La estabilidad me resulta utópica pero en lo que hacemos esa viene al igual que la tranquilidad para seguir adelante cuando grabamos las canciones. Es lo que te da esperanza, el detonador que pone la iniciativa en la cabeza y en el alma. Las grabaciones nos dan tierra, algo que mostrar y compartir con la gente. Tocar en vivo también es fundamental y todo lo que pasó con Bella Época. Es curioso porque sientes estabilidad trepado en una montaña rusa de emociones. Entrar al estudio es algo más introspectivo, de grupo con el productor y eso nos ayuda mucho, no da para sostenernos y volver a creer en nosotros y decir, podemos seguir”.

BenitoGarcía-Sala DSC_0022El Abuelo: “La vigencia está en que trabajamos permanentemente como dice Juan. Ya son siete años y en realidad hubo uno en que prácticamente no hicimos mucho y eso me hizo darme cuenta que si no estás ahí tocando, grabando, haciendo entrevistas y todo lo que uno tiene que hacer, en realidad no pasa nada con tu proyecto. Y eso pasa mucho con algunas bandas que se pierden. Además tenemos la libertad absoluta de hacer otras cosas, de buscar o saciar inquietudes en otras bandas o proyectos. Los cuatro tenemos algo de eso y ello, sumado al respeto y cariño, compromiso y confianza que prevalece en nuestra relación hace que estemos viviendo todo esto. Somos muy afortunados”.

AnaKarenOrozco-Escenografía DSC_0030El Tío: “Yo lo resumo como el coro de esa canción del musical de Grease: We go together like rama lamma lamma ka dinga da dinga dong (risas)”.

Esto es Torreblanca, un proyecto que reúne a amigos a crear música e incursionar en el tan satanizado pop pero con una narrativa e instrumentación osada que también habla del amor, el adiós y la esperanza; de los personajes de Amelie Nothomb y las motivaciones físicas del Efecto Tyndall que citara otro escritor favorito, Yuri Herrera. “Sufridera bailable” sí, pero –insistiré- bonita: por “linda, agraciada, de cierta proporción y belleza”.

Related Posts