Sin duda, Berlín fue una gran vitrina para tener el primer acercamiento con la escena de jazz alemán. Pocos, pero intensos días, dieron una muestra de lo saludable y propositivo su circuito. La siguiente parada es Bremen, bellísima ciudad al noroeste de Alemania con 1200 años de historia y sede de la segunda parte de nuestro recorrido: Jazzahead! el mercado más importante de jazz en Europa.

Fundado hace 12 años por el trompetista Ulrich Beckerhoff y Peter Schulze, director del Jazzfest Berlin, Jazzahead! es una plataforma de networking de la industria del jazz europeo y un festival cultural con 4 días de duración. En él confluyen promotores, músicos, periodistas, clubes y festivales dando un aproximado de tres mil participantes de cerca de sesenta países.

El programa es bastante nutrido en los tres días del encuentro. Los showcases atraen la atención porque son únicamente 40 grupos de una selección de 547 solicitudes de 55 países quienes mostrarán su trabajo en vivo ante los distintos delegados de la industria musical. Los showcases son el corazón del encuentro y pueden apreciarse las diferentes estéticas sonoras del jazz europeo y de diferentes latitudes en la actualidad. Están divididos de la siguiente manera: Finnish Night (Finlandia es el país invitado); European Jazz Meeting; German Jazz Expo y Overseas Night.

Es difícil decidir entre tantas actividades y presentaciones en vivo. Sin embargo, el ambiente facilita la decisión porque todos los asistentes buscan establecer diálogo. Camino por la expo y empiezo a charlar con los distintos encargados de los stands de los diferentes países expositores. La curiosidad me lleva al espacio dedicado a Lituania y me sorprende la cantidad de discos que tienen para ofrecer, los mismo sucede con la producción discográfica de países que no suelen estar en el radar del circuito mayoritario y que se dan cita en Jazzahead!

La primera noche de conciertos es dedicada al país invitado este año: Finlandia. Mi única referencia de música finlandesa es Jimi Tenor y el sello Fonal Records. Buena oportunidad para introducirme en los sonidos del país. Son ocho las bandas participantes dentro de la noche quienes presentarán un crisol de diferentes tendencias que transitan por el jazz finlandés.

Lo que atrapa mis oídos es Virta, trío instrumental compuesto por trompeta, guitarra, batería y efectos. La música oscila entre el postrock, la improvisación y la música electrónica. Una banda que apuesta por la música sin etiquetas y totalmente personal. Por esa tendencia vanguardista se pasea también el nuevo proyecto de Jimi Tenor llamado Tenors of Kalma, compuesto por el guitarrista Kale Kalima, el baterista Joonas Riipa y el propio Tenor en la voz, sax, teclados y electrónica. El grupo define su música como “elektropsychedelic jazz trance”. Y no se equivocan. Durante los 40 minutos de su showcase llevan su sonido por diferentes texturas de la música  bailable, lo experimental y la improvisación.

Sin embargo, la noche finlandesa tiene otros matices y Dalindeo sale al escenario a ofrecer un sonido basado en el jazz pero con una estética dirigida a la música para cine. Influencias de las películas de Aki Kaurismäki mezcladas con Quentin Tarantino, guitarras surf y música de los años 50 conforman su particular propuesta sonora. Por su parte, el jazz acústico también tiene mucho brillo en la noche con el trío de Aki Rissanen, pianista que ha sido reconocido por la crítica internacional. Su música es un prisma donde converge el minimalismo, la música clásica y el lirismo nórdico.

Cabe mencionar que el país invitado a Jazzahead! no únicamente cuenta con espacio para showcases, sino también tiene un programa cultural en la ciudad con diversas actividades artísticas que incluyen películas, sesiones literarias, exposiciones, conferencias y conciertos, además de un apartado culinario o food garden a las afueras de la sede de Jazzahead!

El segundo día de actividades para nuestra delegación es bastante ajetreado y no deja de sorprenderme. Si en Berlín tuvimos eventos oficiales con funcionarios culturales del gobierno alemán, aquí en Bremen nos ofrecieron una visita al Bremische Bürgerschaft (Casa del Parlamento – Legislativo) y a la Rathaus (Oficina del Gobierno Federal – Senado, y que representa la independencia y el gobierno ciudadano). Ambos son monumentos. Sin embargo, lo que llamó mi atención fue que esa visita fue dirigida ni más ni menos que por Christian Weber, Presidente del Parlamento de la ciudad.

Weber nos explica que La Casa del Parlamento es un monumento moderno y es también conocido como La Casa de Cristal, por la construcción que privilegia la vista del interior del edificio y esto, sostiene, tiene que ver con que busca simbolizar la transparencia en el trabajo parlamentario. Para Weber, el lazo entre el la población y la política debe siempre mantenerse vivo.

Pero la música no para y los showcases del día son dedicados a la European Jazz Meeting donde se dan cita los grupos seleccionados de distintos países de Europa.

De entrada, el trío del pianista austriaco David Helbock abre contundente la sesión. El formato es piano, ukulele bajo y batería lo que da un matiz sonoro particular. Además, Helbock se ayuda de delicados efectos electrónicos que visten sus composiciones que atraviesan el jazz contemporáneo y ese estilo llamado neoclásico muy en boga entre los pianistas europeos.

Los holandeses Broken Brass Ensamble encienden la mecha desde el inicio de su presentación. Un ensamble de metales en la tradición de las bandas de Nueva Orleans, pero enriquecido con otras músicas como el hip hop, el funk y el soul son la base de su poderoso estilo festivo complementado con la fuerza teatral y gran manejo del escenario de sus integrantes.

El trío inglés de Elliot Galvin es otro grupo que me atrapa. Aunque su dotación se basa en la tradicional piano, contrabajo y batería, incorpora otros elementos como una grabadora de casetes, una melódica y el glockenspiel. La música de Galvin es jazz contemporáneo pero muy familiarizada con la música experimental y el espíritu del rock en algunos momentos. Además, las grabaciones en cinta se convierten en parte de una narrativa sonora muy interesante y con mucho sentido del humor.

Toca el turno de Marilyn Mazur’s Shamania, ensamble danés de mujeres que desde el principio propone un concierto diferente. De entre el público se escuchan los instrumentos de las 11 integrantes quienes entran al foro tocando entre la audiencia y una a una toman su lugar en el escenario. La música es alucinante. Un encuentro de diferentes tradiciones musicales que van del jazz, la improvisación y la música del mundo convergen en este particular ensamble.

El tercer y último día de Jazzahead! es de los alemanes. Se lleva a cabo la German Jazz Expo y la entrega de premio de periodismo de jazz.

Desde 2012 se introdujo el premio al periodista más destacado en el tema y los galardonados son acreedores a un premio de 5000 Euros. El objetivo del premio es promover el periodismo calificado en los medios alemanes. Asimismo, Jazzahead! busca impulsar que los demás países tengan un premio similar porque están convencidos de que las audiencias del género crecerán si el jazz tiene buena y calificada cobertura. Este año el periodista ganador fue Martin Laurentius.

Llega la esperada hora de los showcases donde el país anfitrión presentará a sus diferentes artistas. Hay mucha expectativa por ver las propuestas de los alemanes y no defraudan en lo más mínimo.

El trío de la pianista Julia Hülsmann ya lo esperábamos desde días atrás. Julia nos ofreció un taller sobre la educación de jazz en Alemania en nuestra visita a Berlín. Ahora, le tocaba estar arriba del escenario. Su música se basa en la formación de piano, contrabajo y batería y su estilo es una amalgama de jazz contemporáneo y matices de música clásica. Julia es una referencia desde hace 18 años en la escena alemana con sus diferentes agrupaciones y en esta ocasión presentó temas de su más reciente disco editado por ECM.

Trio ELF es otro de los grupos que brillaron en Jazzahead! Si bien su formación es de piano, contrabajo y batería, su estilo está más orientado hacia el jazz moderno y la experimentación. En su música no solamente se escucha jazz, sino también influencias de otros géneros como la música electrónica e incluso el rock.

Timo Vollbrecht Fly Magic es otra de las sorpresas que tiene la German Jazz Expo. La banda está conformada por cuatro improvisadores con distintos bagajes. Por ello, en su música, además de escucharse jazz moderno, pueden también percibirse sonoridades que se abren al postrock, la música electrónica y experimental. Fly Magic se ha ganado poco a poco buenos comentarios de la crítica internacional.

Esta es nuestra última noche y todavía quedan muchos conciertos que ver. Se celebran los showcases de la Overseas Night donde participan importantes artistas como la chilena Camila Meza y el argentino Leo Genovese, el estadounidense Gilad Hekselman (quien ya visitó nuestro país) y los austriacos de Stu Hunter, entre otros. Además, la fiesta musical es larga en la ciudad. Hoy es la Club Night donde 40 clubes albergarán música en vivo. La música en Alemania no se detiene nunca. La hirviente escena del jazz alemán seguirá en ebullición por mucho tiempo.

Related Posts