Formada por la sociedad de dos jóvenes personajes, Sound Point es una interesante iniciativa transformada en una agencia de consultoría, producción musical y multimedia que funge como un punto de contacto entre el artista y los servicios de la industria, como lo son estudios de grabación, músicos de sesión, estudios de masterización, fotografía, redes y todo lo que el creativo emergente requiere para constituirse como un ente económico.

Tuvimos una conversación con Roberto Tejeda, de Ventas y Redes, y Diego Escamilla, encargado de Relaciones Públicas, quienes conforman el núcleo principal de Sound Point, ubicada en Guadalajara, la Perla Tapatía.      

Objetivos y planeación

Diego describe el papel de asesoría que la empresa cumple: “Lo que nosotros buscamos no es solo prestar el servicio requerido por los artistas, sino que al hacer la conexión con el proveedor también buscamos que el cliente reciba una asesoría integral por parte nuestra para ayudarle a realizar su proyecto de la manera más efectiva y, que si quiere invertir una cantidad, reciba un auxilio acerca de cómo distribuir el recurso con la definición y consecución de varias metas, para que a su vez, ésas nos ayuden a fijar otras. Los artistas en ocasiones realizan una inversión, por ejemplo, en la grabación de un disco, que sin una adecuada planeación de objetivos, tal vez los pueda ayudar en algo o acabe llevándolos a otro rumbo hacia el que ni siquiera querían tomar”.

Diego y Roberto comparten, en sus inicios, la experiencia de acercamiento a la música en la preparatoria, por medio de clases de guitarra. Por separado nos narran cómo fue que el camino los fue asociando al terreno de los negocios de la música. Roberto inicia: “Poco a poco me fui dando cuenta de lo que implicaba ser músico y que la industria de la música no sólo era tocar. Poco a poco me fui inclinando hacia el lado de la producción y entré a estudiar la carrera de ingeniería en audio a Fermatta. Fue justamente ahí donde conocí a mi socio Diego y empezamos la relación laboral”. Diego por su parte nos cuenta cómo un accidente del destino marcó un cambio de rumbo: “En la escuela, por alguna razón me hicieron responsable de grabar los comerciales institucionales y el proceso de grabación me gustó mucho. Ahí fue cuando me puse a investigar si había alguna carrera que se dedicara a eso y fue como llegué a la carrera de ingeniería y producción musical en Fermatta. Prácticamente ahí surgió la espinita”.

Formalizando la música

Sound Point se conforma legalmente en 2015, aunque se crea un par de años antes, a raíz de una conversación durante un desayuno. Roberto recuerda: “Es una historia chistosa. Estábamos un día quejándonos de la informalidad de la industria. Por ejemplo, de cómo llegas a un estudio que no conoces. Acabas ahí porque te lo recomendaron y te prometen un servicio excelente. Luego te das cuenta de que no era lo que esperabas y que los tiempos de entrega no eran los que te prometieron. Nos dimos cuenta de que no éramos los únicos con este tipo de inconformidades, decidimos hacer nuestra tarea para cambiar esto y tratar de formalizar la industria musical y multimedia”.

Diego continúa con las principios que rigen a Sound Point: “Procuramos que los servicios, conectes y todo lo que le ofrezcamos al cliente sea en pro de respetar ese  profesionalismo y calidad que ellos están esperando. De hecho, nuestro slogan es “redefiniendo la industria musical” y va por ese lado”.

Tomando el tema de la autogestión de los artistas y, en concreto, el de la inversión de estos en su propio proyecto, Roberto nos cuenta cómo lo manejan: “De hecho lo que más trabajo nos cuesta, es neutralizar la resistencia de algunos artistas a invertir. Piensan ellos en esto como un gasto y no como una inversión. Un argumento que utilizan cuando se aborda el tema de la poca asistencia de público a sus presentaciones es que el público no paga cien pesos de cover para verlos. Nosotros contra atacamos preguntándoles por qué no invierten cien pesos más en su grabación, en pro de la calidad que ellos quieren manejar en su producto. Es un ejemplo que les planteamos y de alguna manera ahí es donde hacen click. De esta manera, la recomendación es la manera de promoción más efectiva para nosotros, ya que cliente que ha venido con nosotros, cliente satisfecho que nos recomienda con el siguiente”.

Diego agrega: “Fríamente buscamos concientizarlos y lograr que de alguna manera nos presten sus oídos, pero habrá quien entienda y quien no. Los que entiendan tendrán la oportunidad de crecer. Los que no, seguirán atorados en el hoyo en el que muchos artistas están”. Roberto ahonda: “Guadalajara es un punto en el que puedes encontrar gente con mucho poder económico, así como artistas que están batallando contra todo.  Está la oportunidad de que alguien pueda financiarse y quién no, pero para estos casos lo que ofrecemos como uno de nuestros servicios como proveedores, es darles diferentes rangos de precios y con una calidad excelente, para embonar en la capacidad financiera del artista, dando por hecho que tiene la garantía Sound Point. Algo que creemos es que cuando el cliente está convencido de una calidad óptima, hace un esfuerzo por lograr adquirir el bien. Un ejemplo es que en teoría no todos pueden comprar un iPhone, sin embargo vemos a todos con uno. ¿Por qué? Porque están convencidos de que lo vale. Si nosotros podemos llegar al punto en que ellos estén convencidos de que nuestros servicios van a valer cada centavo invertido, buscarán conseguir los fondos necesarios para poder hacer la inversión”.

Un rosario de alianzas hacen la fuerza

Con respecto a las alianzas que Sound Point ha forjado, para ofrecer un servicio integral a sus clientes, Diego aborda: “Algo que hemos aprendido es hacernos fuertes con las personas correctas. Tenemos muchas alianzas y relaciones laborales estratégicamente pensadas con gente altamente especializada, para poder llevar a cabo todos estos proyectos integrales. Dependiendo del perfil de cliente que nos llegue, lo direccionamos con nuestro equipo. Nuestros aliados son los estudios de grabación, los productores, los ingenieros, los músicos y toda esa gente que forma nuestro equipo de trabajo, el cual complementa el núcleo que conforma la sociedad entre Roberto y yo. Somos un equipo de muchas personas que trabajan juntas para ir hacia arriba”.

Eliminando el miedo al compromiso y los proyectos

Diego nos narra cómo constantemente son testigos de la línea divisoria entre la visión del hobby y la profesionalización de los músicos: “Nos han tocado bandas las cuales en el momento en el que les llega el contrato, se desintegran. Hay miembros del grupo que se dan cuenta del compromiso que implica dar un siguiente paso y huyen despavoridos. Desde ahí hay broncas porque tarde o temprano eso que en lo secreto estaba ya dando fruto, acaba siendo boicoteado por los que lo ven como algo transitorio o como un sueño guajiro. En ese momento se genera un fatal conflicto de intereses y el arte, el branding y todo el trabajo se va a la basura”.

Roberto nos menciona su carta fuerte en este 2017:  “Nuestro cliente más fuerte es un proyecto pianístico de un talentoso ejecutante que se llama Vinicio Orendáin.  Tiene un productor ejecutivo que lo ha apoyado por completo. Le hemos grabado dos videos y este año viene la grabación del disco, dos videos más, sesiones de fotos y muchas presentaciones”.

Los miembros de Sound Point nos expresan cuál es su meta inmediata, con respecto a los territorios a atender. Diego tiene su turno: “A largo plazo una de nuestras metas es que Sound Point se convierta en México en un sello de garantía; que aquellos estudios y empresas musicales que lleven nuestro sello, simbolicen una garantía de nuestros servicios.  Esta industria tristemente se está llenando de parásitos. Hay gente que se está colgando de ella y dice hacer lo que no hace. De alguna manera queremos actuar como un filtro para el cliente”. 

Como punto final, Roberto nos recuerda cual es el objetivo de Sound Point:  “Queremos redefinir esta industria, que se está yendo a un extremo en el que todos los que trabajamos en ella no nos conviene: las nuevas generaciones ven una industria malpagada, malhecha y malbaratada. Sound Point trabaja para eliminar estas palabras de la industria actual y hacer lo que nos toca”.

Related Posts