Auténtica generosidad. Nacido en Ciudad Camargo, Enrique Carbajal desarrolló en la plástica un puente entre arte, ciencia y tecnología. Usando Sebastián como nombre creativo, descubrió en la escultura nuevas formas de acercar a la gente con el arte.

El autor de las piezas monumentales “Cabeza de Caballo”, “Coyote Hambriento” y “Guerrero Chimalli” concedió el uso de la imagen de una de sus esculturas, para identificar la reunión 2017 de la industria del espectáculo: sound:check Xpo. Unos días antes del corte de listón, Sebastian conversó con nosotros sobre el fondo de su forma.

Simetría 5, parte de la Serie Cuántica

“Toda mi vida he trabajado en la relación arte-ciencia: con geometría, matemáticas y física”, sonríe Sebastian; “utilizando estos conceptos como medio para mi fin plástico. En el caso de “Simetría 5”, traté de trabajar con geometría cuántica y fue realmente un logro”, versa con razón; “porque yo no soy un físico ni matemático (aunque tengo nociones) y empecé a trabajar con esta geometría cuántica, tratando de diseñar modelos matemáticos; pero fundamentalmente, que fueran esculturas”.

Creador de belleza. “En las cónicas dentro de las esferas, empecé a ver cómo funcionaba el cálculo del número cuántico que hacia el spin de las partículas; pero representado en volúmenes”, asegura el chihuahuense; “es una creación que evoca lo cuántico, en la representación de esos movimientos del spin de una (o varias) partículas y así, empezó a surgir “Simetría 5”: unas esferas cuánticas con una relación geométrica extraordinaria”, concede; “justamente, es el modelo que tienen como representativo para la exposición”.

Imaginar para contar. “Lo que pasa, es que lo cuántico a veces es complejo y como de no creerse”, mide distancias; “se sabe que hay partículas que pueden estar aquí y tener conexión con otras que están al final del universo y me puse a trabajar detrás de esos modelos, con esta intuición y llegué al primer modelo, que es “Simetría 5”; que es la representación que están promoviendo”, pone el ejemplo; ”en el Renacimiento, se pensaba en la Música de las Esferas; porque con ella, se le daba sonido a los planetas: cada planeta tenía una sonoridad determinada y al final, toda la estructura del sistema hacía música”.

Formas de arte y espectáculo

“En estos tiempos, con la multimedia, con toda la trasformación de lo cibernético, el mundo del internet y el movimiento de Realidad Virtual, se nos ha permitido hacer esos encuentros, esas animaciones y representaciones donde se funden ciencia, tecnología y arte“, considera Sebastián; “no hay un límite exacto. Es como sucede entre la arquitectura y la escultura: es muy difícil definir una línea que los separe”.

División mínima. “No es tanto que se muevan las fronteras entre arte y espectáculo, sino que no hay una definición precisa; es como estar en un umbral”, explica el escultor; “tenemos el umbral de lo micro, lo nano y donde nosotros nos movemos; que es este mundo de tres dimensiones. Pero en esos niveles, es muy difícil definir exactamente la separación de lo micro y lo nano; y de lo micro  y lo macro”, ilustra; “porque todavía hay cosas micro que podemos ver y percibir en nuestro mundo. Luego, nos vamos hacia lo nano y son cosas que no podemos ver, que solamente es de tener fe de que existen; pero hay aparatos que lo demuestran y nos hacen ver que están”.

El reino de la percepción. “Uno tiene que imaginar que más abajo de lo micro, existen cosas que aquí estoy tocando pero no las veo”, matiza; ”trabajo en esos tres universos: el macro, el micro y el nano. Estamos yendo y viniendo. De hecho, después de la Serie Cuántica, he entrado a trabajar con esperas; pero con nano tecnología, de dimensión nano”.

Música y esferas

“Pensando en esto, todas las esferas que produje para la Serie Cuántica tienen esa armonía”, sostiene el maestro; “de tal manera que, visualmente sientes el tiempo, el sonido y la música; aunque no la escuches”, boceta al aire; “el sonido nos hace comprender todo este mundo fantástico que tenemos, tan sólo con escucharlo y la música existe ante nosotros, casi palpable; de casi poder tocar”.

Alianzas entre industria y arte. “Siempre hay una relación muy fuerte y yo la llamo arte, ciencia, tecnología”, plantea; “la tecnología es fundamental para que triunfen la industria, la ciencia y también el arte; porque están íntimamente ligados”, revela finalmente Sebastian; “en donde no hay esa conjunción no hay avance y creo que el futuro del ser humano es una buena conjunción de la comprensión y del tratamiento de arte, ciencia y tecnología”. En un solo concepto: simetría.

¿QUÉ ES UNA ESFERA CUÁNTICA?

Es un modelo matemático; pero al mismo tiempo, tiene una relación proporcional musical porque tiene una cercanía fuerte con los tiempos, con los espacios, los vacíos y las notas fuertes o en movimiento; en su transformación. Está muy ad hoc para la sound:check Xpo”.

Related Posts