El esquema de financiamiento llamado crowdfunding, ha encontrado tierra fértil en la intensa vida creativa de México. Recientemente han surgido varias plataformas que han facilitado la consecución de numerosos proyectos artísticos y culturales, abarcando tanto a los nuevos creadores emergentes, como a los consolidados.

Visitamos a la empresa tapatía Fondify, que en su primer año de operaciones, ha tenido un caluroso recibimiento.  Platicamos con Salvador Paz y Samara Régules, CEO y Project Manager respectivamente.    

La creación

Salvador nos narra cómo fue la génesis de Fondify: “Mi socio, José Vielma es mi amigo de la infancia. Nos dejamos de ver muchos años y años después nos reencontramos en una fiesta. Por mi parte, había llegado el momento de emprender, después de tener una trayectoria en una empresa, y él tenía deseos de hacer algo relacionado con tecnología, empoderamiento e innovación. Acordamos que una plataforma de crowdfunding sería algo que le agregaría valor a México y a Latinoamérica en tres verticales: emprendimiento, arte y cultura, y causas sociales.  Nuestra pasión de emprender con el área de la música, es precisamente una de los principales temas en el que estamos volcando parte de nuestros esfuerzos”.

Proyectos

Samara nos da un panorama de cómo Fondify ha prospectado sus clientes: “De entrada, la cuestión social es la numero uno en fondeos internacionales y ha funcionado muy bien  en México, ya que por la naturaleza solidaria de nuestro país, las aportaciones llegan de una manera orgánica y natural. El área de música, en general arte y cultura, es de las de más exitos debido a que los artistas, músicos y diseñadores, son los que más se esfuerzan en hacer un proyecto que genere algo para la sociedad, con una carga fuerte de ingenio e imaginación”.

Salvador continúa: “Aunque no estamos inventando el agua tibia, el crowdfunding es algo que aquí en México y en Latinoamérica empieza a tomar más fuerza, aunque aún hay gente que no conoce este esquema. No es un desconocimiento que tenga que ver con una cuestión educativa o cultural. Simplemente es una plataforma novedosa en el mercado latino. Más allá de recaudar el dinero, es la generación de estas tribus digitales, ya que las redes sociales son la columna vertebral de las campañas de crowdfunding. Otra columna, es cuando estas comunidades están dispuestas a aportar, no sólo son clientes, sino que se convierten en embajadores del proyecto o artista. La meta es el logro de ese proyecto para que el artista pueda transmitirle eso a su gente y a su comunidad”.

Samara nos muestra el camino  que Fondify sigue para la preparación del creador candidato a ser fondeado: “Subir un proyecto a crowdfunding implica mucho trabajo y pasión, porque nadie te va a dar el recurso sin algo a cambio, y tampoco se va a fondear sólo. Implica el tiempo del artista para estar buscando medios de difusión y estar compartiendo sus proyectos. Un aspecto con el que nos hemos encontrado en la visión de los artistas, es ver demasiada grandeza en el objetivo. Hay candidatos que se emocionan con la idea de que alguien les va a dar dinero y, de entrada, pretenden cifras irreales. Nos cuesta un poquito de trabajo hacerlos conscientes de que no sólo es poner un número al azar, sino que tiene que haber una meta bien pensada y real, además de que la energía invertida por ellos durante la campaña es directamente proporcional al objetivo económico”.

Redes y tecnología

Paz nos da su posición con respecto a los avances tecnológicos que podrían cambiar la metodología de Fondify: “Las redes sociales son la herramienta básica para lograr el éxito del proyecto y, una de las cosas con las que navegamos todos los días, es siempre ser flexibles. Siempre nos estamos acoplando al mercado, enterándonos acerca de cuáles son las maneras más propositivas y sencillas, tanto para el creador, como para la gente que va a aportar. Así vemos qué tan resilientes debemos ser con respecto a las redes sociales. Necesitamos estar siempre muy atentos de lo que está sucediendo en la parte técnica, para poder seguir al paso de los tiempos. En la cuestión de mercado es lo mismo y constantemente vemos cuáles son las macrotendencias”.

Asesoría en el menú

Samara nos comparte los tipos de asesorías que maneja Fondify: “Manejamos asesoramiento de dos formas: el primero es el básico, que se le da a todos los proyectos y que aplicamos como si fueran nuestros. Los ayudamos y acompañamos desde que dan click a “crear proyecto” hasta que entregan las recompensas. También los ayudamos a tener una idea más centrada de lo que es el Crowdfunding, porque no es lo mismo posicionarte como artista, marca o causa social, a hacer una campaña. Además, les hacemos ciertas mejoras como asesoría en el diseño y en la edición del video promocional. Por otro lado tenemos la Beca Fondify, que es una asesoría total, en la que nosotros podemos encargarnos de producirles íntegramente el video, el diseño gráfico y darles asesorías personalizadas cara a cara, además de acercarles a un community manager experto en redes sociales. Es una asesoría muy completa que equivaldría a un costo de alrededor de los cuarenta a cincuenta mil pesos. El objetivo de esto es ayudarle al proyecto a generar un impacto social. A nosotros nos interesa que sean una empresa o un futuro artista exitoso, porque su éxito también es el nuestro, no sólo como plataforma, sino como país y sociedad. Es lo que nos impulsa a ayudarlos y nos encanta ver proyectos exitosos y realizados. La plataforma se creó a base del amor por el arte y la creatividad”, culmina.

Para más detalles, visiten: www.fondify.mx

De origen

Salvador Paz:  “Soy ingeniero industrial. Una de las pasiones que tengo en lo personal, han sido los conciertos. Cuando empezamos con Fondify, recordamos que este formato nace con la música. De esta manera empezó a tener mucho sentido para nosotros el hecho de poder implementar y adaptar algo así al mercado latino”.

Samara Régules:  “Mi labor en la empresa es asesorar a todas estas personas que están interesadas en subir proyectos a la plataforma. Al igual que Salvador, la música me encanta, y conozco el medio. Entonces empecé a desenvolverme en el área de arte y cultura, y de esta manera ayudar a los participantes a hacer sus proyectos realidad a través de un fondeo”.

Related Posts